Restaurantes en Milán

¿Qué probar en Milán de la comida tradicional?

Una visita a Milán puede ser interesante para los turistas no solo en términos de historia, cultura y características nacionales. Un viaje a la capital de Lombardía siempre se convierte en un emocionante recorrido gastronómico, porque la parte norte de Italia es famosa por sus ricas tradiciones culinarias. En los restaurantes locales se pueden degustar platos increíblemente deliciosos, cuyas recetas se han vuelto realmente mundialmente famosas.

Tradiciones culinarias de Lombardia

La sofisticación y diversidad de la cocina nacional está determinada, en primer lugar, por las características climáticas favorables y los recursos naturales de la región. La agricultura, la ganadería y la pesca siempre han sido las ocupaciones prioritarias de los habitantes trabajadores de esta tierra fértil, proporcionándose productos de la más alta calidad.

La influencia de muchas nacionalidades (celtas, romanos, austriacos, españoles, franceses), que habitaban las tierras del norte de Italia en diferentes épocas, creó una simbiosis única de las culturas nacionales, y en muchos aspectos contribuyó a la formación de coloridas tradiciones culinarias de Lombardía.

Las características gastronómicas de la cocina local incluyen:

  1. Saciedad y contenido calórico;
  2. Una variedad de sopas y guisos;
  3. Una abundancia de quesos y embutidos;
  4. La popularidad de la carne y los productos lácteos;
  5. Uso de arroz, así como harina de maíz y trigo;
  6. Adición obligatoria de especias picantes;
  7. Prioridad de la mantequilla sobre la aceituna;
  8. Deliciosos pasteles y postres.

Muchos restaurantes han conservado los interiores únicos de los siglos pasados ​​y ofrecen a los visitantes disfrutar de los platos nacionales tradicionales de los chefs milaneses.

Risotto de azafrán milanés

El arroz domina la cocina del norte de Italia. El hermoso, nutritivo y delicioso risotto de azafrán milanés (risotto milanese allo zafferano) comenzó a cocinarse a fines del siglo XVI, y desde entonces ha ganado una gran popularidad entre los habitantes de Lombardía.

La historia de la aparición del plato estaba llena de leyendas divertidas. Según una versión, su autor era un vidriero inventivo que practicaba agregar especias amarillas a las pinturas de vidrieras y decidió experimentar con los alimentos de la misma manera, según otra: la receta fue inventada por un alquimista y artista.

El método de cocción es muy simple: el arroz crudo se fríe en una sartén con mantequilla y aceite de oliva, se agrega vino blanco y luego, cubierto con caldo de carne, cubierto con una tapa. El crup es llevado al estado de "al dente". Unos minutos antes de cocinar, el arroz se sazona con mantequilla, parmesano rallado y azafrán, gracias a lo cual el plato adquiere un característico color dorado intenso.

El risotto es uno de los platos favoritos de la cocina local, a menudo servido con ossobuco. Probé el risotto en Trattoria della Pesa para cenar, me gustó.

  • El precio del risotto en los restaurantes de Milán es de 10 a 15 euros por porción.

Ossobuco

Traducido del italiano, el nombre del plato, ossobuco (Ossobuco), significa "hueso hueco", lo cual no es accidental, porque el ingrediente principal es un muslo de ternera en el grueso hueso cerebral, cortado en trozos grandes.

Junto con las verduras (zanahorias, cebollas, tomates, tallos de apio) y el vino, la carne se cocina durante tres largas horas. Antes de guisar, la ternera se enrolla en harina y se fríe en una sartén. Poco antes de servir, para las especias, agregue ajo, pimienta negra molida, ralladura de limón y perejil finamente picado. La ternera preparada de esta manera se distingue por su excelente sabor, suavidad y derretimiento en la boca. La médula ósea se come con una escápula especial. La guarnición de ossobuco se sirve tradicionalmente con risotto, gachas de harina de maíz o verduras.

Ossobuco alla milanese es legítimamente considerado el principal símbolo gastronómico de Milán. La primera mención de este plato se encuentra en los libros culinarios del siglo XVII.

El ossobuco tradicional se puede probar en muchos restaurantes milaneses. Te aconsejo que mires lo siguiente:

  1. Taverna Guyot en Via Arnaldo da Brescia, 3 - 10 minutos a pie de la estación Milano Porta Garibaldi. El costo del Risotto alla Milanese con Ossobuco es de 24 euros. Horario diario de 19:00 a 00:00, excepto los domingos. Sitio web del restaurante www.tavernaguyot.com
  2. Osteria Conchetta se encuentra en el área Navigli de Via Conchetta, 8. Ossobuco alla milanese con pure cuesta 18 euros. Horario diario 12: 00-14: 30, 19: 30-23: 30. Sitio web de Osteria www.osteriaconchetta.it
  3. Osteria dell'Acquabella en Via S. Rocco, 11. El costo de un plato con risotto (con Risotto) es de 22 euros, con polenta (con Polenta) es de 15,5 euros. Horario de apertura 12: 00-14: 30 19: 30-23: 00, cerrado los domingos. Sitio web del restaurante www.acquabella.it

Minestrone de verduras

La historia de la aparición de la clásica sopa italiana minestrone (minestrone) tiene sus raíces en los tiempos lejanos del Imperio Romano. Se consideraba comida simple y cotidiana y, por regla general, se preparaba a partir de los restos de segundos platos y verduras de bajo costo.

La base podría ser caldos de pollo o res, y a veces solo agua. No es de extrañar que el nombre del plato se traduzca literalmente del italiano como "lo que se sirve" (sobre la mesa). Es de destacar que no existe una receta estricta, la lista de ingredientes utilizados depende de la estacionalidad. Entonces, por ejemplo, en diferentes épocas del año, la sopa se cocina con frijoles, repollo, calabacín, zanahorias, cebollas, tomates, apio. Las verduras deben estar frescas. Para obtener una consistencia y saciedad más gruesas, agregue arroz o fideos y, en la etapa final de la cocción, parmesano rallado u otro queso duro.

El término "minestrone" en sí fue utilizado por especialistas culinarios para describir un plato líquido de verduras solo en los siglos XVIII-XIX.

¿Dónde probar la sopa minestrone en Milán?

Un excelente minestrone a base de frijoles (Zuppe di fave) por € 7.5 se sirve en Trattoria Mirta en Piazza S. Materno 12. La estación de metro Pasteur más cercana está a 6 minutos, 8 minutos y 6 paradas del Duomo, luego tendrá que caminar 850 metros. a pie La institución trabaja solo de lunes a viernes para el almuerzo de 12: 15-14: 15 y para la cena de 19: 30-22: 15.

Casuela

Su nombre: guisos o casuela (cassoeula), una abundante comida de cerdo guisado y col de Saboya, está obligado a los platos en los que se prepara tradicionalmente: una olla refractaria profunda.

La aparición de este plato en la cocina de Lombardía se asocia con el día de veneración de San Antonio. Es en estas vacaciones, el 17 de enero, que tradicionalmente termina la temporada de sacrificio de cerdos, y el repollo, después de la primera helada, adquiere una suavidad especial.

La aparición de platos en las mesas de los habitantes del norte de Italia se acompaña de una historia romántica. Según la leyenda, durante la época del dominio español, una joven que se desempeñaba como cocinera en la casa de una rica familia milanesa comenzó una aventura con el soldado del ejército real, Felipe II. El caballero abrió una receta de amor para este plato simple, y ella, a su vez, la preparó para sus maestros. A Cassela le gustaban los milaneses y rápidamente adquirió el estatus de uno de los platos más populares. Por ejemplo, el gran director de orquesta italiano Arturo Toscanini (Arturo Toscanini) llamó a este plato su plato favorito.

En el proceso de cocción, se usan salchichas de cerdo fritas, costillas, piel, piernas, orejas y colas. Además del repollo guiso de zanahorias, apio y cebolla. Cassette tradicionalmente servido con gachas de harina de maíz.

Si viaja por Lombardía en coche, le aconsejo que visite Casuela por 10 euros para probar en Trattoria al 395 en Via delle Forze Armate, 395, a unos 10 km de Milán. Los precios de otros platos también lo sorprenderán gratamente. La trattoria está abierta todos los días, excepto los domingos, de 08:00 a 20:00.

Panzerotti

Los famosos pasteles milaneses rellenos de panzerotti (panzerotti) son famosos por su inusual sabor y apetito.

Su tierra natal es la región sureste del país, Apulia (Puglia). Fue a partir de aquí después de la Segunda Guerra Mundial, en busca de una vida mejor, Giuseppina Luini se mudó a Milán y abrió una modesta panadería en el centro histórico de la ciudad. El primer pequeño lote de panzerotti se dispersó a la velocidad del rayo.

El propietario de la institución "Da Luini" ("At Luini") se inspiró en el éxito. La panadería fue reconstruida en una panzeroteria, donde solo se preparó un plato de corona. Esta comida rápida de Milán ha sido increíblemente popular entre los lugareños y turistas durante décadas. Hoy, los panzerotti están en el menú de casi todos los restaurantes y cafeterías de la ciudad. El legendario "Da Luini" se encuentra en via Santa Radegonda, 16, a pocos pasos de la Piazza del Duomo.

El nombre de los pasteles proviene de la palabra italiana "pancia" (estómago), y de hecho, en la forma final, el plato se ve convexo, con barriga y parece una pizza cerrada de calzone.

Prepare un plato de masa de levadura fina y suave. Los pasteles imponentes (15-20 cm de largo) se fríen en aceite de oliva. Se agregan diferentes ingredientes al relleno base: queso (mozzarella, ricotta, queso de oveja, parmesano): tomates, hierbas, espinacas, maíz, jamón, aceitunas, pepinos en vinagre, champiñones y más (los expertos culinarios milaneses improvisan sin fronteras). Hay opciones de panzerotti dulce con nueces, higos o bayas silvestres, que tradicionalmente se sirven con café.

Chuleta milanesa

A pesar del nombre del plato, la chuleta milanesa (cotoletta / costolette alla milanese), no tiene nada que ver con la chuleta de carne picada. Exteriormente, el plato parece una chuleta, y más bien se parece a un escalope vienés. Un plato similar se prepara en Austria.

La principal diferencia del manjar gastronómico italiano es la presencia de una piedra, que, en el proceso de comer albóndigas, los lugareños tradicionalmente sostienen con sus manos.
El secreto de la jugosidad y el sabor insuperable es muy simple: el mejor lomo de ternera se usa para preparar la chuleta milanesa. La carne se enrolla en un huevo y pan rallado (a veces varias veces), y se fríe en mantequilla derretida. Servido con una ensalada verde clara o risotto.

La chuleta milanesa ha estado presente en el menú de los habitantes de Lombardía durante siglos. La primera mención de este plato se encuentra en documentos que datan del siglo XII.

Polenta

Gachas italianas hechas de harina de maíz o cereales finamente molidos se llama polenta. Este es un alimento muy versátil y multifuncional. Se sirve en la mesa como comida diaria y como una exquisita comida festiva.

La polenta puede ser un plato de acompañamiento o un plato independiente con una variedad de aditivos. El maíz apareció en el norte de Italia, como en otras regiones de Europa, en el siglo XVI, después del descubrimiento de América. Inicialmente, sirvió como alimento nutritivo para campesinos simples y monjes errantes. Los granos fueron vertidos con agua hirviendo en grandes calderas de cobre y llevados a una consistencia espesa. Con el tiempo, las recetas de cocina mejoraron: no solo se añadieron gachas de avena cocidas, sino también fritas, horneadas, carne, pescado, champiñones, queso y verduras. También hay opciones de alimentos dulces con bayas silvestres y nueces.

Espigas de Crudeiola

El plato nacional de crudaiola (crudaiola) se come principalmente en el verano, cuando maduran los tomates fragantes. El nombre de una comida simple y al mismo tiempo muy sabrosa proviene de la palabra italiana "crudo", porque para su preparación se necesitan tomates frescos y maduros.

Pasta en forma de orejas redondas, hervida en agua con la adición de aceite de oliva. El secreto principal de un sabor único es la salsa utilizada para sazonar la pasta. Está hecho de tomates finamente picados, dientes de ajo, albahaca y queso cacioricotta rallado de una mezcla de leche de oveja y cabra.

Pan Miketta

El pan blanco de Michetta Milanese apareció a principios del siglo XVIII, gracias a la influencia de la cocina austrohúngara. Su forma específica, que recuerda a un capullo abierto, se logra a través de cortes que se hacen en masa cruda antes de hornear.

Un rasgo característico de myketta es la ausencia de miga. El pan se hornea de manera especial: la harina de trigo se combina con malta, levadura y agua, la masa resultante se deja madurar durante al menos 16 horas, después de una fermentación prolongada adquiere una elasticidad y firmeza características.

Es de destacar que en 2007 el pan milanés recibió el prestigioso premio De national. Co. (Denominazione Comunale), que se otorga a las delicias gastronómicas locales, distinguidas por la más alta calidad y rica historia.

  • Te aconsejo que leas sobre: ​​categorías de productos en Italia

Panettone

Panettone ligero, aireado y fragante Panettone se prepara tradicionalmente para Navidad y Año Nuevo, de octubre a enero. La mención de un manjar tan festivo se remonta al siglo XI.

La receta del pastel milanés, que se convirtió en el principal atributo de las celebraciones de invierno, se inventó más tarde, a fines del siglo XV, y desde entonces se ha mantenido casi sin cambios.

La historia del postre está envuelta en muchas leyendas. Según una de las leyendas más populares, la receta fue inventada por un joven humilde llamado Tony, que se desempeñó como asistente de cocina en la corte del duque de Milán, Lodovico il Moro, de ahí el nombre del pastel - pan del Toni, que se traduce del italiano como "pan Tony".

Cocinar panettone es una tarea que requiere mucho tiempo y requiere algo de experiencia y habilidad. Amasar la masa con una masa madre de trigo especial, y el proceso de fermentación consta de varias etapas, y toma de dos a tres días. Gracias a la tecnología sofisticada, se obtiene una miga húmeda y delicada, en términos de textura y características de sabor, el horneado es completamente diferente al panecillo de levadura ordinario, y puede permanecer fresco de dos semanas a varios meses.

Externamente, el panettone tiene una forma abovedada y cilíndrica con una altura de aproximadamente 30 centímetros. Arándanos, cerezas, pasas, naranjas confitadas y limón se agregan a la masa. El manjar se sirve generalmente en la mesa festiva con café, chocolate caliente o vino.

Negroni Sallyato

Mundialmente famoso Negroni sbagliato aperitivo (negroni sbagliato) - muy popular entre los milaneses, y tradicionalmente bebido antes de la cena, para estimular el apetito y animarse.

La palabra italiana "sbagliato" se traduce como "incorrecta" o "errónea", y explica en gran medida la historia de la creación del cóctel. La receta fue inventada en los años 60 del siglo pasado, basada en el clásico Negroni, incluida en la lista de los mejores aperitivos jamás inventados.

Hay una leyenda romántica según la cual, el barman Mirko Stoketto, que trabajó en la institución Bar Basso en Milán, Miré a una bella visitante mientras preparaba un cóctel, y en lugar de una ginebra fuerte, accidentalmente agregué champán. Así apareció Negroni Sally, que incluye:

  1. vino espumoso seco prosecco (prosecco);
  2. vermut dulce
  3. Licor amargo Campari a base de hierbas y frutas.

Todos los ingredientes se mezclan en proporciones iguales en un vaso con mucho hielo. Para belleza, aroma y sabor suave agregue ralladura y una rodaja de naranja. La bebida contiene 15% de alcohol.

¿Y qué hay de la comida y dónde has probado en Milán? Comparte tus experiencias y fotos en los comentarios.

Entradas Populares

Categoría Restaurantes en Milán, Artículo Siguiente

¿Qué probar en Milán de la comida tradicional?
Restaurantes en Milán

¿Qué probar en Milán de la comida tradicional?

Una visita a Milán puede ser interesante para los turistas no solo en términos de historia, cultura y características nacionales. Un viaje a la capital de Lombardía siempre se convierte en un emocionante recorrido gastronómico, porque la parte norte de Italia es famosa por sus ricas tradiciones culinarias. En los restaurantes locales se pueden degustar platos increíblemente deliciosos, cuyas recetas se han vuelto realmente mundialmente famosas.
Leer Más
¿Dónde comer risotto en Milán? Reseña de Antica Trattoria della Pesa
Restaurantes en Milán

¿Dónde comer risotto en Milán? Reseña de Antica Trattoria della Pesa

Fuimos a almorzar al restaurante Antica Trattoria della Pesa para comer un verdadero risotto milanés por consejo de los lugareños: esta es una institución histórica con cocina tradicional milanés. Pesa - traducido del italiano como escalas. Esto es lo que dicen los propietarios sobre el restaurante: uno de los restaurantes más antiguos de Milán, ubicado donde, hasta los años 80 del siglo XIX, los bienes recibidos de fuera de la ciudad se pesaban para pagar los aranceles, y luego pasaban por Porta Comasina , ahora Porta Garibaldi.
Leer Más
Los mejores bares de Milán con cerveza artesanal.
Restaurantes en Milán

Los mejores bares de Milán con cerveza artesanal.

En Milán, hoy abren unos 25 bares y pubs especializados en cerveza donde puedes probar la verdadera artesanía. El precio medio de un vaso oscila entre 5 y 7 euros. La cerveza "elaboración manual" en Italia y Europa se está volviendo cada vez más popular. Si hasta ahora su opinión sobre el sabor de la cerveza se basaba en bebidas como Heineken, Stella Artois o Baltic 7, entonces es hora de expandir sus horizontes y probar al menos los estilos de IPA, APA, Imperial Porter, Oatmeal Stout, Red Ale, Saison.
Leer Más